Lockdown Economy Argentina in Homegoods sales with Martina Palandella

The interview was transcribed and adapted into an article by Karen Silva Davila de Sailer

Lockdown Economy es una iniciativa social internacional que ayuda a los empresarios de todo el mundo a superar el COVID-19 y así poder reactivar la economía. Se trata de una serie de entrevistas en las que empresarios de diversas partes del mundo, así como de diversos giros e industrias, nos comparten cómo les ha afectado este encierro y cuál es la situación de su mercado en la actualidad. Estamos registrados como una Sociedad en conjunto con las Naciones Unidas para Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En esta entrevista, desde Buenos Aires, Argentina, vamos a conversar con Martina Palandella, para poner a la gente emprendedora e independiente en contacto, en la coyuntura de la covid-19, y para que aprendan las best practices de otros emprendedores, con el fin de potenciar sus negocios.

¿De qué se trata tu negocio, Martina?

Martina: Soy ejecutiva premium en una empresa multinivel llamada Essen, que se dedica a la venta de cacerolas y productos para el hogar. Son ya tres años y medio que estoy en esta industria.

Al contrario de lo que le pasó a otras industrias, en tu caso fue un boom, ¿nos puedes contar cómo fue?

Martina: A raíz de que la gente se quedó más en casa y se suspendieron los deliveries, empezó a cocinar más, se dio cuenta de que los elementos que tenían en casa no eran los mejores y quería cocinar mejor y más sano. Así que, fue todo lo contrario a lo que le pasó a muchas industrias. Fue un boom digamos histórico. Desde que estoy en la empresa, nunca había visto algo así. En la empresa dijeron que en toda su historia nunca habían tenido este nivel de ventas. A pesar de que tuvieron que cerrar la fábrica durante cuarenta días, seguimos vendiendo muchísimo, porque teníamos stock de reserva. Aunque no dimos abasto, vendimos hasta la última bombilla que nos quedó. Y en cuanto volvimos a producir, se vendió absolutamente todo.

¿Podrías comentar acerca de alguna dificultad que tuvieron que pasar y cómo la atravesaron?

Martina: Sí, también hubo dificultades. Este boom de ventas fue espectacular; sin embargo, no todo fue tan fácil. Por ejemplo, el emprendedor que sabía que su cliente iba a comprar un producto en la página web, tenía que estar al tanto del stock, porque ese producto se podía agotar en cuestión de segundos. Así que, la empresa tuvo que cambiar la forma en la que hacía llegar el producto, porque nosotros seguíamos vendiendo desde casa. Y para cuidar tanto al cliente como al emprendedor, tuvieron que cambiar todo el sistema con el fin de que las compras lleguen directamente al cliente final. Tuvimos que adaptarnos y capacitarnos en esa nueva modalidad de entrega.

Otra dificultad que tuvimos fue la de cómo planificar las ventas. En una situación fantástica de venderlo todo, no sabíamos bien qué vender. Con el sistema colapsado, no sabíamos qué producto ofrecer, ni en cuántos días se iba a realizar la entrega. O sea, la dificultad fue trabajar con lo que teníamos en ese instante y adaptarnos a ello.

¿Como líder, cuál fue tu mayor desafío en estos meses?

Martina: Tengo un equipo de casi 2 700 personas, el cual se subdivide en otros equipos con sus respectivos líderes. Algo bueno que hicimos los líderes fue trabajar en conjunto para capacitar en cuestiones de perfeccionamiento y actuar rápido al encontrar una nueva táctica dentro de lo que ya se hizo. Es decir, la reacción rápida fue clave. Ante una crisis, el que más rápido se adapta, menos sale perdiendo.

¿Cómo está el negocio ahora que la cuarentena está más relajada?

Martina: A niveles históricos, el negocio sigue muy bien. En realidad el pico más alto de ventas lo tenemos siempre en invierno, que es cuando la gente suele estar más en casa cocinando (esto se exacerbó con la pandemia, sin duda). Ahora, a pesar de que esto se está relajando un poco, igualmente seguimos vendiendo todo lo que se produce, incluso estamos mejor organizados que antes.

¿Sabes cómo le fue a la competencia?

Martina: Hubo empresas que no tuvieron stock al principio de la cuarentena. Cuando nuestra empresa cerró en marzo, pudimos subsistir hasta mayo, gracias al stock remanente que tuvimos. Otras empresas, en cambio, tuvieron que dejar de vender, con lo cual dejaron de facturar, lo que les trajo consecuencias a largo plazo. Una vez estas empresas pudieron volver a producir, solo después de un tiempo pudieron vender. Así es como le pudimos ganar al competidor.

¿Qué perspectiva tienen para los próximos meses?

Martina: Tenemos que adaptarnos al día a día. Este año ha estado lleno de sorpresas. La empresa estuvo con lanzamientos de nuevos productos, que luego, por obvias razones, tuvieron que dejar. Entonces, ya no lanzó su línea de productos completa, sino los doce productos que más se venden. En este caso, la perspectiva a corto plazo sería ampliar de nuevo la línea completa, para tener disponible nuevos lanzamientos. Con esto, a futuro tendríamos un montón de posibilidades, siempre y cuando, sigan abasteciendo todas las ventas. En la medida en que la demanda siga siendo alta, vamos a estar en esa misma situación. En la medida en que la demanda baje un poco, vamos a poder ampliar la oferta al cliente.

Aparte de «el que mejor se adapta, sobrevive», ¿hay alguna otra enseñanza que quisieras compartir?

Martina: Como emprendedores independientes, el multinivel funciona como un gran equipo, cuya ventaja es esa: trabajar en equipo. Para los emprendedores que trabajan solos o tienen una empresa pequeña, el consejo sería que entren en contacto con otros emprendedores de cualquier rubro, porque trabajando en equipo se trabaja mejor. Nosotros, por ejemplo, hicimos un brainstorming considerando la situación de la pandemia, el miedo a contagiarse, la preocupación por nuestros seres queridos y, por otro lado, las ganas de salir adelante. El tener que moverte por otra persona, porque eres parte de un equipo, hace que tengas que olvidarte de la crisis y pensar en que lo que vas a decir va a depender del trabajo de otra persona. A veces, cuando uno trabaja para uno mismo, eso es difícil, porque dices ¿a quién se lo tengo que decir? Pero, en realidad, te lo tienes que decir a ti mismo o a tus propios clientes. O sea, al final, siempre estás rodeado de alguien más. Así que mi consejo es ese, rodearse de gente que, pese a lo que sea, tenga ganas de superarse en la adversidad y de hacer de la crisis una oportunidad. Nosotros logramos eso.

Nos quedamos con la importancia del trabajo en equipo, debido a que emprender es fantástico; pero, a veces, solitario. De ahí la importancia de hacer comunidad.

Martina: Sí, eso siempre suma. Ya que cuando uno es emprendedor la vida es así de fluctuante. No sabes lo que te va a deparar el próximo mes, pero cuando trabajas en conjunto, todo fluye mejor. Y trabajas sobre lo bueno, sobre la oportunidad que ves tú o que ve el otro.

The UN-registered nonprofit social initiative that helps small businesses and self-employed professionals to overcome the challenges of the pandemic.