Lockdown Economy Colombia en una Asociación de Caficultores y Agropecuarios con Marco Mendoza

The interview was transcribed and adapted into an article by Karen Silva Davila de Sailer

Lockdown Economy es una iniciativa social internacional que ayuda a los empresarios de todo el mundo a superar la COVID-19 y así poder reactivar la economía. Se trata de una serie de entrevistas en las que empresarios de diversas partes del mundo, así como de diversos giros e industrias, nos comparten cómo les ha afectado este encierro y cuál es la situación de su mercado en la actualidad. Estamos registrados como una Sociedad en conjunto con las Naciones Unidas para Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En esta entrevista, nos reunimos con Marco Mendoza, director ejecutivo de la Asociaciòn de Caficultores y Productores Agropecuarios del municipio de Acacìas, Meta, ADECAFÉ. Una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es el fomento de la caficultura y del producto Café Guayuriba tipo gourmet del Piedemonte llanero, en Acacìas, Meta.

La Asociaciòn nació hace 5 años por iniciativa de un grupo de Caficultores y cuenta con 60 asociados; genera aproximadamente 200 empleos temporales para el establecimiento, el mantenimiento, la cosecha y el beneficio del café.

Watch the video version of the interview.

Cuéntanos, Marco, ¿de qué se trata la iniciativa de la asociación, hace cuánto tiempo se inició y dónde están ubicados?

Marco: La asociación de caficultores y productores agropecuarios del municipio de Acacias, Meta nació hace cinco años por iniciativa de un grupo de caficultores y se ubica en las estribaciones de la cordillera oriental limítrofe con el Parque Nacional Natural Sumapaz, región de los Guayupes, y con el Camino de la Colonia (ríos Manzanares y Guayuriba).

Nuestro objetivo es el fomento de la caficultura en el municipio de Acacias, Meta, así como la transformación de nuestra marca, Café Guayuriba.

¿Cuántos empleos genera actualmente esta asociación?

Marco: La asociación actualmente cuenta con 60 asociados, o 60 familias, con un promedio de 3 o 4 miembros por núcleo familiar. Estamos generando aproximadamente más de 200 empleos temporales en el municipio de Acacias, Meta, para el establecimiento, mantenimiento, cosecha y beneficio del café.

¿Quiénes son sus clientes?

Marco: Tenemos muchos tipos de clientes. Actualmente, le despachamos café a Ecopetrol y, obviamente, a clientes en el comercio, tanto de la venta de café pergamino, como de café tostado y molido.

¿Qué hicieron en la parte comercial durante el confinamiento?

Marco: El sector agropecuario ha estado muy activo. Las actividades en el control de malezas y de enfermedades del café son continuas; y ahora, obviamente, el proceso de la cosecha. Normalmente, tenemos un ciclo de cosecha de octubre a enero.

¿Qué hicieron para captar la atención de sus clientes o, de pronto, de nuevos clientes?

Marco: A través de varios organismos como la Food and Agriculture Organization (FAO, por sus siglas en inglés), la Federación Nacional de Cafeteros y Ecopetrol tenemos grandes expectativas en el sentido de poder ampliar la frontera cafetera y tener un punto de equilibrio en el negocio para atender la demanda de nuestro producto. La caficultura es un negocio a largo plazo; en consecuencia, se necesita consolidar una cultura cafetera en el municipio de Acacias, para poder entrar directamente en el mercado nacional e internacional. Debo reconocer que nuestra mayor fortaleza es la naturaleza de esta cordillera, que nos provee un producto con unas características sensoriales extraordinarias, y diría que hasta únicas en el mundo.

¿Se tomaron un tiempo libre en la asociación al inicio de la pandemia?

Marco: El impacto de la pandemia no se sintió en el sector rural como en la ciudad. Nuestros caficultores continuaron desarrollando sus labores y, paradójicamente, a pesar de las diferentes restricciones, en el sector agropecuario en Colombia existía la posibilidad de adelantar las actividades sin mayores dificultades. En realidad, el problema estuvo más en las grandes ciudades. Por fortuna, el contagio en el campo no ha sido muy fuerte, y los caficultores han podido continuar con sus labores normales.

¿Qué es lo que diferencia a esta asociación de otras asociaciones de Cafeteros?

Marco: Lo más importante es el interés que hay en el grupo de caficultores por tener la posibilidad de producir una taza de café de las mejores características sensoriales y degustarlo. Creo que esta es la principal motivación, porque, desafortunadamente, en Colombia, el consumo de café se hace mediante procesos algo ocultos, que nos impiden tomar una taza de café de buena calidad. No quiero referirme a las marcas nacionales, pero desde ya, lo que quiero precisar es que la satisfacción de poder degustar una taza de café producido en el campo, y poder compartirlo con los clientes, es una satisfacción enorme.

¿Cómo va la asociación actualmente?

Marco: La asociación, como todas, tiene sus dificultades en la parte organizativa y financiera. Pero, por suerte, lo más importante es la vocación y el empeño de los caficultores. A pesar de las limitaciones en la política agropecuaria, de los entes territoriales, continuamos desarrollando nuestras actividades con nuestras limitaciones económicas y las limitaciones en cuanto a vías de comunicación, porque, paradójicamente, este sector carece de vías de comunicación, de la infraestructura en materia de servicios públicos, de vivienda digna, de educación y de salud.

¿Qué perspectivas tienen para los próximos meses?

Marco: La perspectiva es poder consolidar la cultura cafetera en el municipio de Acacias y aumentar la frontera cafetera. A nivel institucional, en los planes de desarrollo municipal y departamental se han fijado metas, pero al momento de accionar los recursos hay una gran contradicción. Sin embargo, confiamos en que algunas instituciones como la FAO y la Federación Nacional de Cafeteros, con las limitaciones naturales de los recursos, vamos a aunar esfuerzos para algún día tener una caficultura sólida.

¿Con qué necesitarían ayuda en estos momentos y qué impacto positivo ha generado la asociación en las familias involucradas?

Marco: Los conflictos afectaron mucho a esta zona. En el sector de Manzanares, el conflicto se agudizó, y aún no se ha aclarado lo que pasó allí. Algunos dirigentes y autoridades del municipio de Acacias no realizaron los esfuerzos para que el municipio fuera incluido dentro de las zonas de conflicto en el país. Creo que es el único municipio que quedó fuera, y es lamentable. Los habitantes de esta zona se vieron afectados enormemente; no obstante, hay una gran esperanza en que estas cosas no se repitan. Los grupos que estuvieron involucrados en el conflicto, incluidas nuestras fuerzas militares, saben de las condiciones geográficas de la zona, de las experiencias que se vivieron allí, y la meta es no repetir los errores del pasado.

La comunidad internacional y los organismos de cooperación internacional encuentran en este sector una oportunidad para la producción de alimentos sanos y orgánicos. Hay oportunidades grandes de negocios en el turismo ecológico, puesto que el municipio de Acacias limita con el Parque Nacional de Sumapaz. En este sentido, tenemos todos los climas necesarios para la producción de alimentos y para desarrollar algunos proyectos pecuarios; además de agua en abundancia. Invitamos a la comunidad internacional a que conozca nuestro mayor tesoro, el cual consideramos el mejor del mundo. Por ello, muchas empresas, de una u otra forma, nos visitan para conocer la riqueza hídrica del sector.

Llevo más de 36 años hablando con las diferentes autoridades del orden departamental, municipal y nacional, y todos miran a la región con muy buenos ojos, pero las peticiones no se materializan. En la medida en que el hombre no llegue a pisar esas tierras, mantendremos la naturaleza intacta y una riqueza hídrica extraordinaria. Pero también entendemos que necesitamos unas condiciones mínimas de vida para los habitantes del sector. Allí empezó la colonización de los Llanos, y esta es una realidad que no podemos ocultar. El camino de la colonia es nuestro mejor testigo.

¿Algún último mensaje que nos quieras dejar?

Marco: Por los problemas de comunicación en la vía Bogotá — Villavicencio, al Llano le han negado la posibilidad de desarrollar todo su potencial: la ciencia, la tecnología, la investigación, el desarrollo industrial que es muy rudimentario; y todo, porque no hemos tenido una solución efectiva en materia de vías de comunicación.

Te comento que en este momento estamos realizando una minga, precisamente, para tener una vía alterna en Acacias, Manzanares, Guayabetal y Gutiérrez, que nos sea útil para mitigar cualquier contingencia que se pueda presentar en la vía principal. Este es un sueño que tenemos desde el año 1974, cuando ocurrió el problema de Quebrada Blanca.

El mensaje es que si los entes del orden nacional y territorial no son capaces de llevar a buen término esta idea, pues nos tocará ir a la comunidad internacional para construir la vía.

Quisiera pedir disculpas por extenderme un poco, pero es que ya estoy mayor, y cuando se nos agota la línea del tiempo, tratamos de comunicar los acontecimientos para dejarlas como una evidencia más de lo que está pasando en esta región.

About the Guest

La Asociación de Cafeteros y Productores Agropecuarios del municipio de Acacias, ADECAFÉ, es una entidad sin ánimo de lucro constituida mediante Acta número 001 del 30 de abril, inscrita bajo el número 00027520 el 25 de mayo de 2015. Cuentan con certificado de existencia y representación legal, expedidos por la Cámara de Comercio de Villavicencio, con NIT 900852454–0, vigilada y controlada por la Secretaría de Gobierno del municipio de Acacias, según Resolución 08 de 2015.

Producto:

Café GUAYURIBA tipo gourmet es un producto del Piedemonte llanero, con las mejores características sensoriales y agroforestales, elaborado por los caficultores de la Asociación de Cafeteros y Productores Agropecuarios del municipio de Acacias, ADECAFÉ. Está localizado en las estribaciones de la cordillera oriental limítrofes con el camino de la Colonia, ríos Manzanares y Guayuriba, Parque Nacional de Sumapaz y los Guayupes.

adecafe1@hotmail.com

WhatsApp: 3133876078

The UN-registered nonprofit social initiative that helps small businesses and self-employed professionals to overcome the challenges of the pandemic.

The UN-registered nonprofit social initiative that helps small businesses and self-employed professionals to overcome the challenges of the pandemic.