Lockdown Economy en un espacio de nutrición y alimentación en México

The interview was transcribed and adapted into an article by Diana Sanchez.

Lockdown Economy es una iniciativa social internacional que ayuda a los empresarios de todo el mundo a superar el COVID-19 y así poder reactivar la economía. Se trata de una serie de entrevistas en las que empresarios de diversas partes del mundo, así como de diversos giros e industrias, nos comparten cómo les ha afectado este encierro y cuál es la situación de su mercado en la actualidad. Estamos registrados como una Sociedad en conjunto con las Naciones Unidas para Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En esta entrevista grabada el 25 de septiembre, Rony Alonzo, nuestro entrevistador local en Yucatán México, habló con Valentina Cámara quien es nutrióloga, graduada de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Valentina brinda consultas alimentarias y nutricionales de manera personalizada, con enfoque en la prevención. Ella, junto con otros expertos conforman Tälia Espacios de Crecimiento, empresa que está dedicada al tema de la salud. Ellos se encargan de ofrecer servicios a las personas para su salud física, emocional y social.

Aparte de formar parte de Talia, ella es docente en el Instituto Universitario Puebla, en la Licenciatura en Ciencias de la Educación con terminación en educación inicial, impartiendo una asignatura fundamental: Alimentación Infantil y Rendimiento Escolar.

Valentina nos platicará de qué manera su negocio y sus clientes se vieron afectados tanto al inicio, como durante el confinamiento. Nos hablará sobre cuáles son las dificultades que ha tenido y también cómo lo ha afrontado para salir adelante.

Cuéntanos un poco acerca de ti y a qué te dedicas:

Valentina: Yo soy nutrióloga, ya llevo varios años dedicándome a la consulta privada de nutrición, principalmente a lo que es el acompañamiento en situaciones patológicas o sea cuando llega alguien a la consulta y me dice que tiene una enfermedad y le han recomendado cambiar, modificar o mejorar la alimentación; en este caso yo doy apoyo para orientar y dar un enfoque que le permita beneficiar su salud con respecto a la patología que tiene.

También me gusta mucho recalcar que la consulta de nutrición no es únicamente para personas que llegan con una enfermedad sino que cualquier persona se puede acercar a nosotros, los nutriólogos, para recibir un apoyo.

La segunda cosa a la que me dedico es a la orientación alimentaria, que quiere decir que cuando, por ejemplo, alguien quiere mejorar su forma de alimentarse, que quiere cambiar a una dieta vegetariana, que quiere aprender recetas nuevas o simplemente aprender a hacer una lista de súper; yo le oriento. Ofrezco asesoría de cómo llevar una alimentación saludable que sea compatible a muchos niveles, no solamente a nivel físico, con su salud, sino compatible con su salud emocional y su salud social.

Una de las cosas que siempre me gusta recalcar a las personas es que para ser saludables no solo tiene que pensar en su cuerpo sino que hay que pensar un poquito más allá.

Además de la consulta de nutrición, también en recientes años, he empezado a impartir clases en la universidad, lo cual me gusta mucho, lo disfruto muchísimo y en la parte formativa oriento a las alumnas (principalmente alumnas) sobre esta parte de la nutrición y de alimentación. La materia que doy es con respecto a la alimentación impartida.

Roni: Me parece, sin duda, bastante completo. Creo que muchos de nosotros no sabemos realmente ni cómo hacer una compra de súper en base a la nutrición.

Sabemos que son tiempos complicados, ¿Cómo estás dando las consultas? ¿Cómo las dabas antes de la pandemia y como las das ahora?

Valentina: Normalmente cuando vamos a una consulta de nutrición esperamos el cara a cara, que nos examinen, que nos pesen y pues obviamente todo lo relacionado a la orientación alimentaria. En este caso cuando empezó toda la situación del confinamiento y nos dijeron que ya no podíamos estar más en este contacto presencial, tuvimos que cambiar.

Yo, en lo personal, tuve que cambiar a la versión en línea, como en muchos otros negocios, en muchas otras profesiones, se tuvo que hacer este cambio y dar las consultas a través de una pantalla.

Muchas veces, las personas creen que si yo no las mido y no las estoy pesando, pues ya no va a haber un resultado como tal, pero la verdad es que el peso y las medidas en una consulta de nutrición, es solo un pedacito de todo lo que se hace dentro de la consulta.

Yo, a raíz de la pandemia, emigré a la parte digital, a dar consultas por medio de videollamadas y lo que he hecho es implementar diferentes estrategias con aquellos que han seguido conmigo las consultas. Estas estrategias me han servido para ir viendo los avances, ya que muchas veces los clientes quieren ver visualmente un avance y aunque en una consulta de nutrición esto no es necesario, aplicamos estrategias nuevas que permitan a los pacientes ver visualmente estos avances cuando ellos lo requieran.

Ahora que existe la modalidad virtual, ¿ha disminuido el número de personas que realmente quieren ver físicamente que los midan y los pesen?

Valentina: Las consultas en línea en la parte de nutrición, no son algo nuevo, yo ya conocía colegas que desde mucho antes ya implementaban las consultas en línea.

Roni: ¿cómo un extra a su consulta presencial?

Valentina: no, era lo mismo que una consulta presencial, te podían ofrecer consultas tanto presenciales como online. Yo conozco a varios colegas que de por sí, como parte de sus servicios tenían la consulta en línea sin tener que estar nunca físicamente en contacto con sus clientes o pacientes.

Ya existían nutriólogos en otros lugares dando consulta en línea desde hace algún tiempo, no es que se haya generado esta necesidad a raíz de la pandemia, sino que más bien, creo que, muchos nutriólogos y nutriologas no habíamos visto esta necesidad, ni este potencial. Precisamente como ya se daba, pues nada más era cuestión de retomar y ver que puede enseñarse a las personas que están acostumbradas a que yo las mida y las pese. Había entonces que generar una medición y en base a ésta generar una estrategia para aquellos que quieren ver un avance numérico.

Las estrategias que yo utilizo son varias dependiendo de qué quiera alcanzar cada persona. Se puede empezar por calibrar la báscula, para los que tienen una y enseñándoles cómo pesarse; quienes tienen una cinta métrica nada más, enseñarles cómo usarla para tomar ciertas medidas, que si bien, no son las que tomo yo en el consultorio, si son medidas que les van a dar una referencia visual de cómo están avanzando y de cuántos números ya han bajado. Si no hay báscula o cinta métrica, ni nada numérico para medirse, entonces ya podemos echar a volar la imaginación y tomar, por ejemplo, una prenda que le quede muy justa o también se puede tomar una cinta y le vamos haciendo rayitas para ir viendo el avance.

¿Que es lo más complejo que has vivido durante el confinamiento?

Valentina: Creo que lo más complejo ha sido hacer que las personas se animen a seguir en el proceso virtual, a seguir en la consulta en línea. Hay mucha resistencia a lo virtual, en varios casos, la gente piensa que si no se les está midiendo y pesando no tiene caso y no se les puede enseñar nada. Muchos, no se adaptaron porque ni siquiera siguieron el proceso, algunas personas dijeron que si el tratamiento no era presencial, no iban a continuar.

Lo más complicado para mi es el hacerle ver a las personas que una consulta de nutrición en línea sigue siendo igual de valiosa, igual de válida y efectiva.

¿Cómo has hecho para convencer o de qué manera has incentivado a los clientes a tomar estas consultas en línea?

Valentina: Yo siempre les comentaba a los clientes que íbamos a seguir de forma virtual, que lo intentaran y si no les gustaba o no les convencía, pues que lo dejaran para luego. No tiene caso forzar a los clientes ya que tanto un en proceso de nutrición como de psicología, la persona tiene que querer hacerlo. Yo no puedo estar ahí convenciendolos ni obligándolos, la persona tiene que querer hacerlo para que pueda tener un avance real. Yo nada más los animaba a probarlo y ver qué se podía hacer, pero si de plano me decían que no, pues no forzaba la situación.

Valentina, nos comentaste al principio, que eres profesora e impartes una materia, ¿cómo están tomando los estudiantes las clases online, si están participando o hay una cierta resistencia?

Valentina: Yo empecé el cuatrimestre de forma presencial con mis grupos y me tocó terminarlo de forma virtual. No ha habido resistencia como tal, pero ha sido un proceso complicado de adaptación. Muchas alumnas compartían computadoras, muchas no tenían internet en casa, a veces no podían compatibilizarlo con el trabajo, etc.

A mí, como maestra, me tocó, que tenía ya todo el cuatrimestre planeado para clases presenciales y de pronto de un día a otro me tocó cambiarlas a una modalidad virtual, algo que apenas estaba conociendo. Muchas de las actividades que tenía para el aula, ya no aplicaban y por todo esto el proceso ha sido tedioso, pero en medio de todo, puedo decir que mis alumnas fueron divinas porque tuvieron paciencia, se esforzaron, y fueron muy pacientes con todas las situaciones que se iban presentando en cada momento. Puedo decir que a pesar de que el proceso fue tedioso, estoy contenta de cómo cerramos el cuatrimestre.

Roni: Si, puedo entender el proceso y que todo esto impacta el rendimiento físico, mental y emocional.

¿Qué está haciendo Talia, el espacio en donde das consulta, para poder continuar ofreciendo los servicios?

Valentina: el enfoque que tenemos, no es únicamente la salud como ausencia de enfermedad. A veces pensamos que estar sano es no tener ninguna enfermedad, pero realmente estar sano es estar bien a muchos niveles y entender que la vida tiene altos y bajos.

Lo que hacemos siempre es ser realistas con las personas que acuden a la consulta. Nosotros, desde la parte de psicología tenemos una perspectiva muy paciente ,muy amena con las personas y desde la parte de nutrición también nos adaptamos a la persona, a sus necesidades y a su vida.

En la parte de psicología nos enfocamos en el bienestar emocional, sinceramente, creo que a los psicólogos les ha ido muy bien, ya que tuvieron un posible despunte con que la gente se animaba más a la consulta en línea de psicología, lo cual no ha sucedido con la consulta en línea de nutrición.

Desde mi parte como nutrióloga en Talía, me he estado adaptando a quienes se quedaron en la consulta. Las necesidades cambiaron, ya no es lo mismo, pues quienes empezaron conmigo en un proceso presencial, para pérdida de peso, por ejemplo, me decían que no tenían apetito o que no se sentían bien, no porque estaban bajando de peso, sino porque no tenían apetito.

Con muchas personas tuvimos que reformular el para qué estábamos trabajando en la consulta, si era falta de apetito, comer por ansiedad, también muchas personas que ahora tienen más tiempo para cocinar y quieren aprender a cocinar sano, etc.También se ha dado el caso de personas que no pudieron seguir el proceso, no porque no quisieran, sino por la cuestión económica. Tuve muchos pacientes que perdieron sus trabajos y ya no pudieron seguir conmigo, por eso te digo que la consulta como tal, ha cambiado mucho.

¿El hecho de que los pacientes dejaran de ir a las consultas ha afectado de manera significativa a los ingresos de Talia?

Valentina: En mi caso específico sí me ha afectado puesto que hubo bastante disminución en el número de pacientes. No me he quedado sin consultas, pero estaba acostumbrada a tener un número de consultas programadas y ahora han disminuido. Obviamente la cuestión económica me ha afectado. Nadie se salvó del impacto económico y obviamente a menos consultas, menos ingresos.

¿Cuáles son las expectativas de Talia y de Valentina Cámara para los próximos meses? ¿Tienen algún proyecto, van a estar trabajando en algo en concreto?

Valentina: Desde el centro como tal, frenamos un poquito la parte de publicidad, al menos en la parte de nutrición, pero a partir de este mes, empezamos a retomar la parte de publicidad pagada para volver a captar nuevos clientes.

Desde mi parte personal, yo intentaré seguir dando las consultas de modo virtual por el tiempo que sea necesario, pues se trata de cuidar la salud de todos y a menos que sea estrictamente necesario, seguir con la versión en línea. También la idea es que la parte de psicología siga trabajando de forma virtual.

¿Podrías mencionar dos cosas que Valentina Cámara y Talia, necesitan y en las que pudiéramos ayudar?

Valentina: Que acudan a consulta, que no tengan miedo, que no pongan resistencia a acudir, a iniciar un proceso, ya sea de psicología o de nutrición.

Ahora que, por ejemplo, en México está causando un impacto interesante el nuevo etiquetado de los alimentos, hay que pasar de tener dudas y resolverlas en Facebook, a acercarse a un nutriólogo de confianza y preguntale, cuestionarle, y pedirle que nos enseñe y nos ayude a distinguir la información que nos va a ser útil. Yo invito a todos y a todas a que vayan a consulta, que no tengan miedo, no tengan resistencia y no lo vean como un gasto ya que es realmente una inversión para nuestra salud.

Creo que si algo nos está enseñando esta pandemia, es la importancia de cuidar la salud a todos los niveles. Nos hemos dado cuenta de que no sólo la salud física es importante, sino también la salud emocional y la salud social; entonces no hay que dejarlas de lado. No minimicemos la importancia de aprender una nueva forma de alimentarnos, de aprender a leer una etiqueta de un producto industrializado, o simplemente de acercarnos con un psicólogo o una psicóloga para que nos echen una mano con alguna problemática que tengamos y que no estemos pudiendo solucionar.

Tenemos que recordar que no por ir al psicólogo, es que estoy enfermo o estoy loco y lo mismo con la parte de nutrición, no es que por ir a una consulta, ya tengo un problema de salud como tal. Considero que no tiene nada de malo aprender algo nuevo y qué mejor que aprenderlo de la mano de un profesional.

La mejor ayuda para nosotros sería que, acudan con su nutriólogo o psicólogo de confianza y eso nos ayuda muchísimo a todos y nos beneficia bastante, sobre todo, en esta situación, ya que nos estamos dando cuenta de lo importante que es cuidarnos a muchos niveles.

¿Cómo podemos conocer un poco más sobre Talia? ¿Tienen alguna red social o cómo los podemos contactar si queremos una consulta?

Valentina: sí claro, nos pueden encontrar en Facebook como Talia Espacios de Bienestar

https://web.facebook.com/somostalia

También nos pueden encontrar en el sitio web: www.somostalia.com, y ahí pueden contactarnos ya sea vía mensaje o vía llamada.

La forma más práctica de contactarnos es vía mensaje de Facebook o por la web y pues ahí estamos dispuestos y disponibles para atenderles y para enseñarles una nueva forma de cuidarnos pero que sea libre, bonita y divertida.

Roni: estoy seguro que los que nos ven están interesados porque Talia está haciendo algo completo, no sólo

en la parte física, sino la emocional y todo esto es algo necesario en tiempos de pandemia.

Valentina, te agradecemos muchísimo por la participación de hoy en Lockdown Economy Yucatan, espero que ésta

no sea la única ocasión en la que nos veamos y nos cuentes cómo ha evolucionado este proyecto, si ha mejorado, etc.

¿Hay algo más que te gustaría compartir con nuestra audiencia?

Valentina: Muchas gracias por la invitación, me parece muy interesante esta iniciativa. Yo ya he tenido la oportunidad de escuchar algunos programas y me ha parecido muy interesante el conocer todo lo que está sucediendo con empresarios y con otros profesionales, no solo en México sino que también a nivel internacional.

Es una iniciativa que me parece muy interesante, muy disfrutable de escuchar, por lo que también, les invito a que escuchen otras de las entrevistas de aquí de Yucatán. Te agradezco nuevamente y agradezco a quienes nos hayan podido escuchar. Hay que seguir, reactivar la economía y tenemos que recordar cuidarnos entre todos en estos tiempos complejos.

The UN-registered nonprofit social initiative that helps small businesses and self-employed professionals to overcome the challenges of the pandemic.

The UN-registered nonprofit social initiative that helps small businesses and self-employed professionals to overcome the challenges of the pandemic.